• 14 April 2024
 Venezuela y su Potencial Turístico

Venezuela y su Potencial Turístico

Son muchos los países del mundo que viven expresamente del turismo, y cada día que pasa se suman más países en el desarrollo de estas actividades con el fin de basar su economía en ella, tales son los casos de Los Emiratos Árabes Unidos, donde han logrado construir grandes ciudades futuristas en pocos años.

Por su parte en América Latina, la mayoría de los países se han volcado a esta nueva corriente económica que no sólo mejora la calidad de vida de los ciudadanos sino que genera inumerables ingresos económicos, produciendose además grandes procesos de transculturización y modernización tanto de las ciudades como de las zonas rurales.

Sin embargo, Venezuela durante décadas se consolidó como un país ícono para visitar en temporadas debido a su amplio potencial turístico, bien sea por sus recursos naturales o porque además posee todos los pisos térmicos, otorgándole de esta manera una rica vegetación, abundante fauna y excelentes escenarios naturales.

Desafortunadamente, con el transcurrir de los años su sistema político, métodos administrativos, crecimiento de problemas de valores y aumento de desordenes sociopolíticos como la corrupción, no aplicabilidad de las normas y leyes, han contribuido a que el turismo no sólo vaya mermando sino que de pasar a un «destino para ir» pase a ser un «destino para no ir».

Definitivamente uno de los mayores agentes en contra es la inseguridad y poca o nula planificación gubernamental que garantice un verdadero desarrollo turístico que satisfaga todos los requerimientos necesarios para ofrecer una excelente calidad en servicios a los turistas tanto nacionales como extrangeros.

Durante los últimos 50 años la inversión en turismo no ha alcanzado un valor necesario para impulsar el desarrollo de estas actividades, y durante los últimos 20 años se ha empeorado más no sólo por la ausencia de un proyecto turístico nacional sino mas bien que ha generado rechazo a los inversionistas internacionales tras las diversas inestabilidades políticas y además expropiaciones a grandes cadenas hoteleras y empresas en general.

Afortunadamente los espacios naturales aún permanecen con un alto potencial; son como diamantes cubiertos en lodo que aún esperan que alguien los pula y les dé el valor que se merece. La variedad en playas son innumerables y para todos los gustos y colores; Las selvas aún sirven de hogar a miles de especies animales y vegetales, los andes mantienen espacios que parecieran congelados en el tiempo, a la espera de alguien que los quiera visitar y ofrecerles un rico café con abrillantados; El occidente ancioso por brindarle a los turistas un calor perfecto para disfrutar del Caribe y un buen día de playa junto con unos tostones, la Gran Sabana a la espera de ser fotografiada e impresionar con sus tepuyes, y grandes ciudades como Caracas que cada rincón muestra un poco de la historia, arquitectura y una noche muy movida para disfrutar el mayor tiempo posible.

Cada rincón de Venezuela alberga una cultura diferente, pero en conjunto forman una idiocincracia , siendo una de las más particulares de América Latina y que además ahora se ha ganado el cariño de todo el mundo tras el proceso de emigración que ha ocurrido durante los últimos años; y se dice particular porque hasta el venezolano mismo se ha convertido en un ícono turístico porque representa un mundo por conocer por sus gergas, afectos, origen, gastronomía, música y valores por querer una nueva Venezuela en medio de tiempos de crisis pero convencida de que vendrán nuevas oportunidades.

usupv2020

1 Comments

  • excelente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *